Nuevas recetas

Cosas que los sureños siempre tienen en la mesa del desayuno

Cosas que los sureños siempre tienen en la mesa del desayuno

Más allá de las galletas y la salsa (pero también tenemos recetas de galletas y salsa)

Brent Hofacker / Shutterstock

La cocina sureña va mucho más allá del pollo frito, los guisantes de ojo negro y las verduras. Si deambula fuera de la región, es poco probable que encuentre sémola (con queso, camarones o mantequilla) o jamón de campo súper salado, pero esas cosas siempre están en una mesa de desayuno sureña junto con estas otras delicias regionales.

Galletas

Cortesía de Kimberly Park

Salsa Blanca

Cortesía de Laine Miller

Mermelada

baibaz / Shutterstock

Waffles de leche dulce

Fotografía Vezzani / Shutterstock

Pollo y gofres

Brent Hofacker / Shutterstock

Beignets

Cortesía de David Guas

Barras de pastel de nuez

Hash Browns

SAM THOMAS A / Shutterstock

Jamón

Camarones y sémola


MIRAR: 20 reglas tácitas de etiqueta que todo sureño sigue

Hay y una etiqueta social de aposs y luego hay & aposs Mama & aposn & aposem & aposs etiqueta. Ninguna de estas reglas está escrita. Los sureños simplemente los absorben a través del pan de maíz y la caña de azúcar líquida que llamamos té dulce.

Hicimos una encuesta rápida de nuestro Facebook Brain Trust y encontramos algunos hilos en común. No debería sorprendernos que muchas reglas sureñas de etiqueta adecuada giren en torno a la comida.

En primer lugar, nos complace informar que las reglas más draconianas para cenas y entretenimientos para niños se han relajado considerablemente a lo largo de los años. En el pasado, los niños eran "vistos y no escuchados" cuando llegaba la compañía. O por lo menos & citar sólo cuando se le habla. & Quot; Cuando mamá entretuvo al predicador, los jóvenes & aposunes no comieron hasta que el buen reverendo había terminado, y él siempre tenía & quot; hueso de polea & quot. Aún así, se aplican algunas restricciones gastronómicas. . . y mamá también tiene otras reglas.

  1. Nunca mastique con la boca abierta ni hable con la boca llena. Hacer. No. Tortazo.
  2. Quítese el sombrero o la gorra en la casa, especialmente cuando coma o cuando haya una dama presente. Don & Apos incluso piensan en acercarse a mamá en su casa con esa cosa en la cabeza. No si quiere quedárselo. Y le dejamos a usted decidir si "esto" se refiere a su sombrero o su cabeza.
  3. Codos fuera de la mesa.
  4. No se permiten jóvenes (miembros de la familia menores de 40 años) en la & quot; mesa grande & quot a menos que haya un espacio de sobra después de que todos los mayores estén sentados e incluso entonces, solo si se les invita a unirse.
  5. Don & apost cantan o silban en la mesa.
  6. Don y apost hablan de las cosas desagradables en la mesa.
  7. Cuando vengan amigos, los niños deben dejar que sus invitados elijan los juegos y los bocadillos. Ese & aposs en realidad no es una mala idea. Enseña consideración y cortesía. ¿De acuerdo?
  8. Hablando de refrescos, siempre ofrecemos algunos, aunque sean sencillos. Y siempre tomamos algo (o al menos lo ofrecemos) cada vez que asistimos a una reunión, ya sea una barbacoa o un funeral.
  9. Por el contrario, se consideraba de mala educación pedir para comer algo cuando sea huésped. Debes esperar a que te ofrezcan comida o bebida & # x2014a veces espero que te lo ofrezcan.
  10. Como regla general, siempre las mujeres son lo primero en el sur. Pero hay molestas excepciones. "Los hombres son los primeros en la fila de comida en Navidad", escribe Beverly desde Birmingham. "No estoy de acuerdo con esta regla, pero tengo que hacer lo que mi madre dijo que hiciera".
  11. Siempre vea a sus invitados en la puerta cuando se vayan.
  12. Hombres y niños, puertas abiertas para mujeres y niñas. Todos mantengan la puerta abierta para quien se acerque por detrás. Escribe Kelly, un sureño trasplantado a la Gran Manzana: “Los sureños saben instintivamente si hay gente detrás de nosotros cuando vemos entrar a tiendas, restaurantes y oficinas, y sostenemos la puerta con paciencia. Mi hijo heredó esta habilidad a pesar de que nació en Nueva York y está creciendo en el norte ''.
  13. Siempre di por favor y gracias.
  14. Envíe siempre una nota de agradecimiento (no un mensaje de texto) como regalo.
  15. Siempre di sí ma & aposam y no ma & aposam (a menos que estés en el norte, donde parece que se ofenden, aunque no tenemos idea de por qué).
  16. No hay teléfonos celulares en la mesa, en la iglesia, en el cementerio o en cualquier lugar cerca de Memaw. Odia esas cosas.
  17. No se permite correr en la casa a menos que haya un incendio y que sea mejor que haga calor.
  18. Los hombres y los niños deben ponerse de pie cuando una dama entra en la habitación o cuando ella no está sentada. Todo el mundo (sin importar el sexo) debe ponerse de pie cuando un anciano (sin importar el sexo) ingrese a la habitación o esté sentado.
  19. Nunca digas que has escuchado a PawPaw contar esa historia antes. Dice Gae en Alabama: "Somos muy buenos escuchando a un amigo o familiar y apostaríamos por volver a contar una historia por enésima vez como si fuera la primera vez que la escucháramos". Es muy respetuoso y solo parte de la diversión de pasar tiempo juntos. & Quot
  20. Los padres deben enseñar a sus hijos cómo manejarse en la "gran iglesia". Afortunadamente, no hay muchas reglas para recordar: mirar hacia adelante, no correr, no hablar, no susurrar en voz alta, no parecer que quiere decir algo, los ojos cerrados y la cabeza. inclinarse durante la oración, no gritar durante el servicio de la canción, no voltear para ver quién y un puñetazo detrás de usted, no patear el banco frente a usted, no inquietarse, no quitarse los zapatos del domingo, no señalar, no hurgar en el bolso de mamá y aposs, y no empujar en la mesa de la confraternidad. Eso y no todo, pero es suficiente para que Junior y Sissy califiquen como criados correctamente.

Seguramente esa pila de platos de papel que acaba de dejar en la mesa de servicio no es apta para la cena para llevar, preparada sin cargo por su anfitrión. Seguro que no.


MIRAR: 20 reglas tácitas de etiqueta que todo sureño sigue

Hay y una etiqueta social de aposs y luego hay & aposs Mama & aposn & aposem & aposs etiqueta. Ninguna de estas reglas está escrita. Los sureños simplemente los absorben a través del pan de maíz y la caña de azúcar líquida que llamamos té dulce.

Hicimos una encuesta rápida de nuestro Facebook Brain Trust y encontramos algunos hilos en común. No debería sorprendernos que muchas reglas sureñas de etiqueta adecuada giren en torno a la comida.

En primer lugar, nos complace informar que las reglas más draconianas para cenas y entretenimientos para niños se han relajado considerablemente a lo largo de los años. En el pasado, los niños eran "vistos y no escuchados" cuando llegaba la compañía. O por lo menos & citar sólo cuando se le habla. & Quot; Cuando mamá entretuvo al predicador, los jóvenes & aposunes no comieron hasta que el buen reverendo había terminado, y él siempre tenía & quot; el hueso de la polea & quot. Aún así, se aplican algunas restricciones gastronómicas. . . y mamá también tiene otras reglas.

  1. Nunca mastique con la boca abierta ni hable con la boca llena. Hacer. No. Tortazo.
  2. Quítese el sombrero o la gorra en la casa, especialmente cuando coma o cuando haya una dama presente. Don & Apos incluso piensan en acercarse a mamá en su casa con esa cosa en la cabeza. No si quiere quedárselo. Y le dejaremos a usted decidir si "esto" se refiere a su sombrero o su cabeza.
  3. Codos fuera de la mesa.
  4. No se permiten jóvenes (miembros de la familia menores de 40 años) en la & quot; mesa grande & quot a menos que haya un espacio de sobra después de que todos los mayores estén sentados e incluso entonces, solo si se les invita a unirse.
  5. Don & apost cantan o silban en la mesa.
  6. Don y apost hablan de las cosas desagradables en la mesa.
  7. Cuando vengan amigos, los niños deben dejar que sus invitados elijan los juegos y los bocadillos. Ese & aposs en realidad no es una mala idea. Enseña consideración y cortesía. ¿De acuerdo?
  8. Hablando de refrescos, siempre ofrecemos algunos, aunque sean sencillos. Y siempre tomamos algo (o al menos lo ofrecemos) cada vez que asistimos a una reunión, ya sea una barbacoa o un funeral.
  9. Por el contrario, se consideraba de mala educación pedir para comer algo cuando sea huésped. Debes esperar a que te ofrezcan comida o bebida & # x2014a veces espero que te lo ofrezcan.
  10. Como regla general, siempre las mujeres son lo primero en el sur. Pero hay molestas excepciones. "Los hombres son los primeros en la fila de comida en Navidad", escribe Beverly desde Birmingham. "No estoy de acuerdo con esta regla, pero tengo que hacer lo que mi madre dijo que hiciera".
  11. Siempre vea a sus invitados en la puerta cuando se vayan.
  12. Hombres y niños, puertas abiertas para mujeres y niñas. Todos mantengan la puerta abierta para quien se acerque por detrás. Escribe Kelly, un sureño trasplantado a la Gran Manzana: “Los sureños saben instintivamente si hay gente detrás de nosotros cuando vemos entrar en tiendas, restaurantes y oficinas, y sostenemos la puerta con paciencia. Mi hijo heredó esta habilidad a pesar de que nació en Nueva York y está creciendo en el norte ''.
  13. Siempre di por favor y gracias.
  14. Envíe siempre una nota de agradecimiento (no un mensaje de texto) como regalo.
  15. Siempre di sí ma & aposam y no ma & aposam (a menos que estés en el norte, donde parece que se ofenden, aunque no tenemos idea de por qué).
  16. No hay teléfonos celulares en la mesa, en la iglesia, en el cementerio o en cualquier lugar cerca de Memaw. Odia esas cosas.
  17. No se permite correr en la casa a menos que haya un incendio y que sea mejor que haga calor.
  18. Los hombres y los niños deben ponerse de pie cuando una dama entra en la habitación o cuando ella no está sentada. Todo el mundo (sin importar el sexo) debe ponerse de pie cuando un anciano (sin importar el sexo) ingrese a la habitación o esté sentado.
  19. Nunca digas que has escuchado a PawPaw contar esa historia antes. Dice Gae en Alabama: "Somos muy buenos escuchando a un amigo o familiar y apostaríamos por volver a contar una historia por enésima vez como si fuera la primera vez que la escucháramos". Es muy respetuoso y solo parte de la diversión de pasar tiempo juntos. & Quot
  20. Los padres deben enseñar a sus hijos cómo manejarse en la "gran iglesia". Afortunadamente, no hay muchas reglas para recordar: mirar hacia adelante, no correr, no hablar, no susurrar en voz alta, no parecer que quieres decir algo, ojos cerrados y cabeza. inclinarse durante la oración, no gritar durante el servicio de la canción, no voltear para ver quién y un puñetazo detrás de usted, no patear el banco frente a usted, no inquietarse, no quitarse los zapatos del domingo, no señalar, no hurgar en el bolso de mamá y aposs, y no empujar en la mesa de la confraternidad. Eso y no todo, pero es suficiente para que Junior y Sissy califiquen como criados correctamente.

Seguramente esa pila de platos de papel que acaba de dejar en la mesa de servicio no es apta para la cena para llevar, preparada sin cargo por su anfitrión. Seguro que no.


MIRAR: 20 reglas tácitas de etiqueta que todo sureño sigue

Hay y una etiqueta social de aposs y luego hay & aposs Mama & aposn & aposem & aposs etiqueta. Ninguna de estas reglas está escrita. Los sureños simplemente los absorben a través del pan de maíz y la caña de azúcar líquida que llamamos té dulce.

Hicimos una encuesta rápida de nuestro Facebook Brain Trust y encontramos algunos hilos en común. No debería sorprender que muchas reglas sureñas de etiqueta adecuada giren en torno a la comida.

En primer lugar, nos complace informar que las reglas más draconianas para cenas y entretenimientos para niños se han relajado considerablemente a lo largo de los años. En el pasado, los niños eran "vistos y no escuchados" cuando llegaba la compañía. O por lo menos & citar sólo cuando se le habla. & Quot; Cuando mamá entretuvo al predicador, los jóvenes & aposunes no comieron hasta que el buen reverendo había terminado, y él siempre tenía & quot; el hueso de la polea & quot. Aún así, se aplican algunas restricciones gastronómicas. . . y mamá también tiene otras reglas.

  1. Nunca mastique con la boca abierta ni hable con la boca llena. Hacer. No. Tortazo.
  2. Quítese el sombrero o la gorra en la casa, especialmente cuando coma o cuando haya una dama presente. Don & Apos incluso piensan en acercarse a mamá en su casa con esa cosa en la cabeza. No si quiere quedárselo. Y le dejamos a usted decidir si "esto" se refiere a su sombrero o su cabeza.
  3. Codos fuera de la mesa.
  4. No se permiten jóvenes (miembros de la familia menores de 40 años) en la & quot; mesa grande & quot a menos que haya un espacio de sobra después de que todos los mayores estén sentados e incluso entonces, solo si se les invita a unirse.
  5. Don & apost cantan o silban en la mesa.
  6. Don y apost hablan de las cosas desagradables en la mesa.
  7. Cuando vengan amigos, los niños deben dejar que sus invitados elijan los juegos y los bocadillos. Ese & aposs en realidad no es una mala idea. Enseña consideración y cortesía. ¿De acuerdo?
  8. Hablando de refrescos, siempre ofrecemos algunos, aunque sean sencillos. Y siempre tomamos algo (o al menos lo ofrecemos) cada vez que asistimos a una reunión, ya sea una barbacoa o un funeral.
  9. Por el contrario, se consideraba de mala educación pedir para comer algo cuando sea huésped. Debes esperar a que te ofrezcan comida o bebida & # x2014a veces espero que te lo ofrezcan.
  10. Como regla general, siempre las mujeres son lo primero en el sur. Pero hay molestas excepciones. "Los hombres son los primeros en la fila de comida en Navidad", escribe Beverly desde Birmingham. "No estoy de acuerdo con esta regla, pero tengo que hacer lo que mi madre dijo que hiciera".
  11. Siempre vea a sus invitados en la puerta cuando se vayan.
  12. Hombres y niños, puertas abiertas para mujeres y niñas. Todos mantengan la puerta abierta para quien se acerque por detrás. Escribe Kelly, un sureño trasplantado a la Gran Manzana: “Los sureños saben instintivamente si hay gente detrás de nosotros cuando vemos entrar en tiendas, restaurantes y oficinas, y sostenemos la puerta con paciencia. Mi hijo heredó esta habilidad a pesar de que nació en Nueva York y está creciendo en el norte ''.
  13. Siempre di por favor y gracias.
  14. Envíe siempre una nota de agradecimiento (no un mensaje de texto) como regalo.
  15. Siempre di sí ma & aposam y no ma & aposam (a menos que estés en el norte, donde parece que se ofenden, aunque no tenemos idea de por qué).
  16. No hay teléfonos celulares en la mesa, en la iglesia, en el cementerio o en cualquier lugar cerca de Memaw. Odia esas cosas.
  17. No correr en la casa a menos que haya un fuego en llamas y será mejor que sea caliente.
  18. Los hombres y los niños deben ponerse de pie cuando una dama entra en la habitación o cuando ella no está sentada. Todo el mundo (sin importar el sexo) debe ponerse de pie cuando un anciano (sin importar el sexo) ingrese a la habitación o esté sentado.
  19. Nunca digas que has escuchado a PawPaw contar esa historia antes. Dice Gae en Alabama: "Somos muy buenos escuchando a un amigo o familiar y apostaríamos por volver a contar una historia por enésima vez como si fuera la primera vez que la escucháramos". Es muy respetuoso y solo parte de la diversión de pasar tiempo juntos. & Quot
  20. Los padres deben enseñar a sus hijos cómo manejarse en la "gran iglesia". Afortunadamente, no hay muchas reglas para recordar: mirar hacia adelante, no correr, no hablar, no susurrar en voz alta, no parecer que quieres decir algo, ojos cerrados y cabeza. inclinarse durante la oración, no gritar durante el servicio de la canción, no voltear para ver quién y un puñetazo detrás de usted, no patear el banco frente a usted, no inquietarse, no quitarse los zapatos de los domingos, no señalar, no hurgar en el bolso de mamá y aposs, y no empujar en la mesa de la confraternidad. Eso y no todo, pero es suficiente para que Junior y Sissy califiquen como criados correctamente.

Seguramente esa pila de platos de papel que acaba de dejar en la mesa de servicio no es apta para la cena para llevar, preparada sin cargo por su anfitrión. Seguro que no.


MIRAR: 20 reglas tácitas de etiqueta que todo sureño sigue

Hay y una etiqueta social de aposs y luego hay & aposs Mama & aposn & aposem & aposs etiqueta. Ninguna de estas reglas está escrita. Los sureños simplemente los absorben a través del pan de maíz y la caña de azúcar líquida que llamamos té dulce.

Hicimos una encuesta rápida de nuestro Facebook Brain Trust y encontramos algunos hilos en común. No debería sorprender que muchas reglas sureñas de etiqueta adecuada giren en torno a la comida.

En primer lugar, nos complace informar que las reglas más draconianas para cenar y entretener a los niños se han relajado considerablemente a lo largo de los años. En el pasado, los niños eran "vistos y no escuchados" cuando llegaba la compañía. O por lo menos & citar sólo cuando se le habla. & Quot; Cuando mamá entretuvo al predicador, los jóvenes & aposunes no comieron hasta que el buen reverendo había terminado, y él siempre tenía & quot; hueso de polea & quot. Aún así, se aplican algunas restricciones gastronómicas. . . y mamá también tiene otras reglas.

  1. Nunca mastique con la boca abierta ni hable con la boca llena. Hacer. No. Tortazo.
  2. Quítese el sombrero o la gorra en la casa, especialmente cuando coma o cuando haya una dama presente. Don & Apos incluso piensan en acercarse a mamá en su casa con esa cosa en la cabeza. No si quiere quedárselo. Y le dejaremos a usted decidir si "esto" se refiere a su sombrero o su cabeza.
  3. Codos fuera de la mesa.
  4. No se permiten jóvenes (miembros de la familia menores de 40 años) en la & quot; mesa grande & quot a menos que haya un espacio de sobra después de que todos los mayores estén sentados e incluso entonces, solo si se les invita a unirse.
  5. Don & apost cantan o silban en la mesa.
  6. Don y apost hablan sobre las cosas desagradables en la mesa.
  7. Cuando vengan amigos, los niños deben dejar que sus invitados elijan los juegos y los bocadillos. Ese & aposs en realidad no es una mala idea. Enseña consideración y cortesía. ¿De acuerdo?
  8. Hablando de refrescos, siempre ofrecemos algunos, aunque sean sencillos. Y siempre tomamos algo (o al menos lo ofrecemos) cada vez que asistimos a una reunión, ya sea una barbacoa o un funeral.
  9. Por el contrario, se consideraba de mala educación pedir para comer algo cuando sea huésped. Debes esperar a que te ofrezcan comida o bebida & # x2014a veces espero que te lo ofrezcan.
  10. Como regla general, siempre las mujeres son lo primero en el sur. Pero hay molestas excepciones. "Los hombres son los primeros en la fila de comida en Navidad", escribe Beverly desde Birmingham. "No estoy de acuerdo con esta regla, pero tengo que hacer lo que mi madre dijo que hiciera".
  11. Siempre vea a sus invitados en la puerta cuando se vayan.
  12. Hombres y niños, puertas abiertas para mujeres y niñas. Todos mantengan la puerta abierta para quien se acerque por detrás. Escribe Kelly, un sureño trasplantado a la Gran Manzana: “Los sureños saben instintivamente si hay gente detrás de nosotros cuando vemos entrar a tiendas, restaurantes y oficinas, y sostenemos la puerta con paciencia. Mi hijo heredó esta habilidad a pesar de que nació en Nueva York y está creciendo en el norte ''.
  13. Siempre di por favor y gracias.
  14. Envíe siempre una nota de agradecimiento (no un mensaje de texto) como regalo.
  15. Siempre di sí ma & aposam y no ma & aposam (a menos que estés en el norte, donde parece que se ofenden, aunque no tenemos idea de por qué).
  16. No hay teléfonos celulares en la mesa, en la iglesia, en el cementerio o en cualquier lugar cerca de Memaw. Odia esas cosas.
  17. No se permite correr en la casa a menos que haya un incendio y que sea mejor que haga calor.
  18. Los hombres y los niños deben ponerse de pie cuando una dama entra en la habitación o cuando ella no está sentada. Todo el mundo (sin importar el sexo) debe ponerse de pie cuando un anciano (sin importar el sexo) ingrese a la habitación o esté sentado.
  19. Nunca digas que has escuchado a PawPaw contar esa historia antes. Dice Gae en Alabama: "Somos muy buenos escuchando a un amigo o familiar y apostaríamos por volver a contar una historia por enésima vez como si fuera la primera vez que la escucháramos". Es muy respetuoso y solo parte de la diversión de pasar tiempo juntos. & Quot
  20. Los padres deben enseñar a sus hijos cómo manejarse en la "gran iglesia". Afortunadamente, no hay muchas reglas para recordar: mirar hacia adelante, no correr, no hablar, no susurrar en voz alta, no parecer que quieres decir algo, ojos cerrados y cabeza. inclinarse durante la oración, no gritar durante el servicio de la canción, no voltear para ver quién y un puñetazo detrás de usted, no patear el banco frente a usted, no inquietarse, no quitarse los zapatos de los domingos, no señalar, no hurgar en el bolso de mamá y aposs, y no empujar en la mesa de la confraternidad. Eso y apostará no todo pero sí y apostará lo suficiente para que Junior y Sissy califiquen como criados correctamente.

Seguramente esa pila de platos de papel que acaba de dejar en la mesa de servicio no es apta para la cena para llevar, preparada sin cargo por su anfitrión. Seguro que no.


MIRAR: 20 reglas tácitas de etiqueta que todo sureño sigue

Hay y una etiqueta social de aposs y luego hay & aposs Mama & aposn & aposem & aposs etiqueta. Ninguna de estas reglas está escrita. Los sureños simplemente los absorben a través del pan de maíz y la caña de azúcar líquida que llamamos té dulce.

Hicimos una encuesta rápida de nuestro Facebook Brain Trust y encontramos algunos hilos en común. No debería sorprendernos que muchas reglas sureñas de etiqueta adecuada giren en torno a la comida.

En primer lugar, nos complace informar que las reglas más draconianas para cenas y entretenimientos para niños se han relajado considerablemente a lo largo de los años. En el pasado, los niños eran "vistos y no escuchados" cuando llegaba la compañía. O por lo menos & citar sólo cuando se le habla. & Quot; Cuando mamá entretuvo al predicador, los jóvenes & aposunes no comieron hasta que el buen reverendo había terminado, y él siempre tenía & quot; hueso de polea & quot. Aún así, se aplican algunas restricciones gastronómicas. . . y mamá también tiene otras reglas.

  1. Nunca mastique con la boca abierta ni hable con la boca llena. Hacer. No. Tortazo.
  2. Quítese el sombrero o la gorra en la casa, especialmente cuando coma o cuando haya una dama presente. Don & Apos incluso piensan en acercarse a mamá en su casa con esa cosa en la cabeza. No si quiere quedárselo. Y le dejamos a usted decidir si "esto" se refiere a su sombrero o su cabeza.
  3. Codos fuera de la mesa.
  4. No se permiten jóvenes (miembros de la familia menores de 40 años) en la & quot; mesa grande & quot a menos que haya un espacio de sobra después de que todos los mayores estén sentados e incluso entonces, solo si se les invita a unirse.
  5. Don & apost cantan o silban en la mesa.
  6. Don y apost hablan de las cosas desagradables en la mesa.
  7. Cuando vengan amigos, los niños deben dejar que sus invitados elijan los juegos y los bocadillos. Ese & aposs en realidad no es una mala idea. Enseña consideración y cortesía. ¿De acuerdo?
  8. Hablando de refrescos, siempre ofrecemos algunos, aunque sean sencillos. Y siempre tomamos algo (o al menos lo ofrecemos) cada vez que asistimos a una reunión, ya sea una barbacoa o un funeral.
  9. Por el contrario, se consideraba de mala educación pedir para comer algo cuando sea un invitado. Debes esperar a que te ofrezcan comida o bebida & # x2014a veces espero que te lo ofrezcan.
  10. Como regla general, siempre las mujeres son lo primero en el sur. Pero hay molestas excepciones. "Los hombres son los primeros en la fila de comida en Navidad", escribe Beverly desde Birmingham. "No estoy de acuerdo con esta regla, pero tengo que hacer lo que mi madre dijo que hiciera".
  11. Siempre vea a sus invitados en la puerta cuando se vayan.
  12. Hombres y niños, puertas abiertas para mujeres y niñas. Todos mantengan la puerta abierta para quien se acerque por detrás. Escribe Kelly, un sureño trasplantado a la Gran Manzana: “Los sureños saben instintivamente si hay gente detrás de nosotros cuando vemos entrar a tiendas, restaurantes y oficinas, y sostenemos la puerta con paciencia. Mi hijo heredó esta habilidad a pesar de que nació en Nueva York y está creciendo en el norte ''.
  13. Siempre di por favor y gracias.
  14. Envíe siempre una nota de agradecimiento (no un mensaje de texto) como regalo.
  15. Siempre di sí ma & aposam y no ma & aposam (a menos que estés en el norte, donde parece que se ofenden, aunque no tenemos idea de por qué).
  16. No hay teléfonos celulares en la mesa, en la iglesia, en el cementerio o en cualquier lugar cerca de Memaw. Odia esas cosas.
  17. No correr en la casa a menos que haya un fuego en llamas y será mejor que sea caliente.
  18. Los hombres y los niños deben ponerse de pie cuando una dama entra en la habitación o cuando ella no está sentada. Todo el mundo (sin importar el sexo) debe ponerse de pie cuando un anciano (sin importar el sexo) ingrese a la habitación o esté sentado.
  19. Nunca digas que has escuchado a PawPaw contar esa historia antes. Dice Gae en Alabama: "Somos muy buenos escuchando a un amigo o familiar y apostaríamos por volver a contar una historia por enésima vez como si fuera la primera vez que la escucháramos". Es muy respetuoso y solo parte de la diversión de pasar tiempo juntos. & Quot
  20. Los padres deben enseñar a sus hijos cómo manejarse en la "gran iglesia". Afortunadamente, no hay muchas reglas para recordar: mirar hacia adelante, no correr, no hablar, no susurrar en voz alta, no parecer que quieres decir algo, ojos cerrados y cabeza. inclinarse durante la oración, no gritar durante el servicio de la canción, no voltear para ver quién y un puñetazo detrás de usted, no patear el banco frente a usted, no inquietarse, no quitarse los zapatos del domingo, no señalar, no hurgar en el bolso de mamá y aposs, y no empujar en la mesa de la confraternidad. Eso y no todo, pero es suficiente para que Junior y Sissy califiquen como criados correctamente.

Seguramente esa pila de platos de papel que acaba de dejar en la mesa de servicio no es apta para la cena para llevar, preparada sin cargo por su anfitrión. Seguro que no.


MIRAR: 20 reglas tácitas de etiqueta que todo sureño sigue

Hay y una etiqueta social de aposs y luego hay & aposs Mama & aposn & aposem & aposs etiqueta. Ninguna de estas reglas está escrita. Los sureños simplemente los absorben a través del pan de maíz y la caña de azúcar líquida que llamamos té dulce.

Hicimos una encuesta rápida de nuestro Facebook Brain Trust y encontramos algunos hilos en común. No debería sorprendernos que muchas reglas sureñas de etiqueta adecuada giren en torno a la comida.

En primer lugar, nos complace informar que las reglas más draconianas para cenas y entretenimientos para niños se han relajado considerablemente a lo largo de los años. En el pasado, los niños eran "vistos y no escuchados" cuando llegaba la compañía. O por lo menos & citar sólo cuando se le habla. & Quot; Cuando mamá entretuvo al predicador, los jóvenes & aposunes no comieron hasta que el buen reverendo había terminado, y él siempre tenía & quot; hueso de polea & quot. Aún así, se aplican algunas restricciones gastronómicas. . . y mamá también tiene otras reglas.

  1. Nunca mastique con la boca abierta ni hable con la boca llena. Hacer. No. Tortazo.
  2. Quítese el sombrero o la gorra en la casa, especialmente cuando coma o cuando haya una dama presente. Don & Apos incluso piensan en acercarse a mamá en su casa con esa cosa en la cabeza. No si quiere quedárselo. Y le dejamos a usted decidir si "esto" se refiere a su sombrero o su cabeza.
  3. Codos fuera de la mesa.
  4. No se permiten jóvenes (miembros de la familia menores de 40 años) en la & quot; mesa grande & quot a menos que haya un espacio de sobra después de que todos los mayores estén sentados e incluso entonces, solo si se les invita a unirse.
  5. Don & apost cantan o silban en la mesa.
  6. Don y apost hablan de las cosas desagradables en la mesa.
  7. Cuando vengan amigos, los niños deben dejar que sus invitados elijan los juegos y los bocadillos. Ese & aposs en realidad no es una mala idea. Enseña consideración y cortesía. ¿De acuerdo?
  8. Hablando de refrescos, siempre ofrecemos algunos, aunque sean sencillos. Y siempre tomamos algo (o al menos lo ofrecemos) cada vez que asistimos a una reunión, ya sea una barbacoa o un funeral.
  9. Por el contrario, se consideraba de mala educación pedir para comer algo cuando sea huésped. Debes esperar a que te ofrezcan comida o bebida & # x2014a veces espero que te lo ofrezcan.
  10. Como regla general, siempre las mujeres son lo primero en el sur. Pero hay molestas excepciones. "Los hombres son los primeros en la fila de comida en Navidad", escribe Beverly desde Birmingham. "No estoy de acuerdo con esta regla, pero tengo que hacer lo que mi madre dijo que hiciera".
  11. Siempre vea a sus invitados en la puerta cuando se vayan.
  12. Hombres y niños, puertas abiertas para mujeres y niñas. Todos mantengan la puerta abierta para quien se acerque por detrás. Escribe Kelly, un sureño trasplantado a la Gran Manzana: “Los sureños saben instintivamente si hay gente detrás de nosotros cuando vemos entrar a tiendas, restaurantes y oficinas, y sostenemos la puerta con paciencia. Mi hijo heredó esta habilidad a pesar de que nació en Nueva York y está creciendo en el norte ''.
  13. Siempre di por favor y gracias.
  14. Envíe siempre una nota de agradecimiento (no un mensaje de texto) como regalo.
  15. Siempre di sí ma & aposam y no ma & aposam (a menos que estés en el norte, donde parece que se ofenden, aunque no tenemos idea de por qué).
  16. No hay teléfonos celulares en la mesa, en la iglesia, en el cementerio o en cualquier lugar cerca de Memaw. Odia esas cosas.
  17. No se permite correr en la casa a menos que haya un incendio y que sea mejor que haga calor.
  18. Los hombres y los niños deben ponerse de pie cuando una dama entra en la habitación o cuando ella no está sentada. Todo el mundo (sin importar el sexo) debe ponerse de pie cuando un anciano (sin importar el sexo) ingrese a la habitación o esté sentado.
  19. Nunca digas que has escuchado a PawPaw contar esa historia antes. Dice Gae en Alabama: "Somos muy buenos escuchando a un amigo o familiar y apostaríamos por volver a contar una historia por enésima vez como si fuera la primera vez que la escucháramos". Es muy respetuoso y solo parte de la diversión de pasar tiempo juntos. & Quot;
  20. Los padres deben enseñar a sus hijos cómo manejarse en la "gran iglesia". Afortunadamente, no hay muchas reglas para recordar: mirar hacia adelante, no correr, no hablar, no susurrar en voz alta, no parecer que quieres decir algo, ojos cerrados y cabeza. inclinarse durante la oración, no gritar durante el servicio de la canción, no voltear para ver quién y un puñetazo detrás de usted, no patear el banco frente a usted, no inquietarse, no quitarse los zapatos del domingo, no señalar, no hurgar en el bolso de mamá y aposs, y no empujar en la mesa de la confraternidad. Eso y no todo, pero es suficiente para que Junior y Sissy califiquen como criados correctamente.

Seguramente esa pila de platos de papel que acaba de dejar en la mesa de servicio no es apta para la cena para llevar, preparada sin cargo por su anfitrión. Seguro que no.


MIRAR: 20 reglas tácitas de etiqueta que todo sureño sigue

Hay y una etiqueta social de aposs y luego hay & aposs Mama & aposn & aposem & aposs etiqueta. Ninguna de estas reglas está escrita. Los sureños simplemente los absorben a través del pan de maíz y la caña de azúcar líquida que llamamos té dulce.

Hicimos una encuesta rápida de nuestro Facebook Brain Trust y encontramos algunos hilos en común. No debería sorprender que muchas reglas sureñas de etiqueta adecuada giren en torno a la comida.

En primer lugar, nos complace informar que las reglas más draconianas para cenas y entretenimientos para niños se han relajado considerablemente a lo largo de los años. En el pasado, los niños eran "vistos y no escuchados" cuando llegaba la compañía. O por lo menos & citar sólo cuando se le habla. & Quot; Cuando mamá entretuvo al predicador, los jóvenes & aposunes no comieron hasta que el buen reverendo había terminado, y él siempre tenía & quot; hueso de polea & quot. Aún así, se aplican algunas restricciones gastronómicas. . . y mamá también tiene otras reglas.

  1. Nunca mastique con la boca abierta ni hable con la boca llena. Hacer. No. Tortazo.
  2. Quítese el sombrero o la gorra en la casa, especialmente cuando coma o cuando haya una dama presente. Don & Apos incluso piensan en acercarse a mamá en su casa con esa cosa en la cabeza. No si quiere quedárselo. Y le dejaremos a usted decidir si "esto" se refiere a su sombrero o su cabeza.
  3. Codos fuera de la mesa.
  4. No young people (family members under 40) at the "big table" unless there&aposs room to spare after all the elders are seated and even then, only if invited to join.
  5. Don&apost sing or whistle at the table.
  6. Don&apost talk about unpleasantries at the table.
  7. When friends come over, children should let their guests choose the games and the snacks. That one&aposs actually not a bad idea. It teaches consideration and courtesy. Agree?
  8. Speaking of refreshments, we always offer some, even if they&aposre simple. And we always take some (or at least offer to) whenever we attend a gathering, be it a barbecue or a funeral.
  9. Conversely, it&aposs considered bad form to pedir for something to eat when you&aposre a guest. You must wait to be offered food or drink—sometimes hope to be.
  10. As a general rule of thumb, it&aposs always ladies first in the South. But there are annoying exceptions. "Men get to go first in the food line at Christmas," writes Beverly from Birmingham. "I do not agree with this rule, but I have to do what my mother said to do."
  11. Always see your guests to the door when they leave.
  12. Men and boys, open doors for women and girls. Everybody hold the door open for whomever is approaching from behind you. Writes Kelly, a Southerner transplanted to the Big Apple: "Southerners instinctively know if people are behind us when we&aposre walking into stores, restaurants, and offices, and we patiently hold the door. My son inherited this ability even though he was born in NYC and is growing up northern."
  13. Always say please and thank you.
  14. Always send a thank-you note (not a text) for a gift.
  15. Always say yes ma&aposam and no ma&aposam (unless you&aposre up north, where they seem to get offended by it, though we have no idea why).
  16. No cell phones at the table, in church, at the cemetery, or anywhere near Memaw. She hates those things.
  17. No running in the house unless it&aposs on fire𠅊nd it better be a hot one.
  18. Men and boys should stand when a lady comes into the room or when she&aposs being seated. Everybody (regardless of gender) should stand when an elder (regardless of gender) enters the room or is being seated.
  19. Never let on that you&aposve heard PawPaw tell that story before. Says Gae in Alabama: "We are very good at listening to a friend or relative&aposs retelling of a story for the umpteenth time as if it&aposs the first time we&aposre hearing it. It&aposs respectful and just part of the fun of spending time together."
  20. Parents should teach their children how to handle themselves in "big church." Fortunately, there aren&apost that many rules to remember: eyes forward, no running, no talking, no loud whispering, no looking like you want to say something, eyes closed and head bowed during prayer, no bellowing during the song service, no turning to see who&aposs behind you, no kicking the pew in front of you, no fidgeting, no taking off your Sunday shoes, no pointing, no rummaging in Mama&aposs purse, and no pushing at the fellowship table. That&aposs not everything but it&aposs enough for Junior and Sissy to qualify as raised right.

Surely that stack of paper plates you just plopped down on the serving table aren&apost for takeout supper, prepared free of charge by your host. Surely, surely not.


WATCH: 20 Unspoken Rules of Etiquette That Every Southerner Follows

There&aposs social etiquette and then there&aposs Mama&aposn&aposem&aposs etiquette. None of these rules are written down. Southerners just absorb them through cornbread and the liquid sugarcane we call sweet tea.

We took a quick poll of our Facebook Brain Trust and found some common threads. It should come as no surprise that many Southern rules for proper etiquette revolve around food.

First of all, we&aposre happy to report that the more draconian dining/entertaining rules for children have loosened considerably over the years. Back in the day, children were to be "seen and not heard" when company came over. Or at the very least "speak only when spoken to." When Mama entertained the preacher, the young&aposuns didn&apost eat till the good reverend had finished, and he always got the "pulley-bone." Nowadays, there&aposs plenty of Publix fried chicken for everybody. Still, some dining restrictions apply . . . and Mama has other rules, as well.

  1. Never chew with your mouth open or talk with your mouth full. Hacer. No. Smack.
  2. Take off your hat or cap in the house, especially when eating or when a lady is present. Don&apost even think about coming near Mama in her house with that thing on your head. Not if you want to keep it. And we&aposll leave it to you to decide whether "it" refers to your hat or your head.
  3. Elbows off the table.
  4. No young people (family members under 40) at the "big table" unless there&aposs room to spare after all the elders are seated and even then, only if invited to join.
  5. Don&apost sing or whistle at the table.
  6. Don&apost talk about unpleasantries at the table.
  7. When friends come over, children should let their guests choose the games and the snacks. That one&aposs actually not a bad idea. It teaches consideration and courtesy. Agree?
  8. Speaking of refreshments, we always offer some, even if they&aposre simple. And we always take some (or at least offer to) whenever we attend a gathering, be it a barbecue or a funeral.
  9. Conversely, it&aposs considered bad form to pedir for something to eat when you&aposre a guest. You must wait to be offered food or drink—sometimes hope to be.
  10. As a general rule of thumb, it&aposs always ladies first in the South. But there are annoying exceptions. "Men get to go first in the food line at Christmas," writes Beverly from Birmingham. "I do not agree with this rule, but I have to do what my mother said to do."
  11. Always see your guests to the door when they leave.
  12. Men and boys, open doors for women and girls. Everybody hold the door open for whomever is approaching from behind you. Writes Kelly, a Southerner transplanted to the Big Apple: "Southerners instinctively know if people are behind us when we&aposre walking into stores, restaurants, and offices, and we patiently hold the door. My son inherited this ability even though he was born in NYC and is growing up northern."
  13. Always say please and thank you.
  14. Always send a thank-you note (not a text) for a gift.
  15. Always say yes ma&aposam and no ma&aposam (unless you&aposre up north, where they seem to get offended by it, though we have no idea why).
  16. No cell phones at the table, in church, at the cemetery, or anywhere near Memaw. She hates those things.
  17. No running in the house unless it&aposs on fire𠅊nd it better be a hot one.
  18. Men and boys should stand when a lady comes into the room or when she&aposs being seated. Everybody (regardless of gender) should stand when an elder (regardless of gender) enters the room or is being seated.
  19. Never let on that you&aposve heard PawPaw tell that story before. Says Gae in Alabama: "We are very good at listening to a friend or relative&aposs retelling of a story for the umpteenth time as if it&aposs the first time we&aposre hearing it. It&aposs respectful and just part of the fun of spending time together."
  20. Parents should teach their children how to handle themselves in "big church." Fortunately, there aren&apost that many rules to remember: eyes forward, no running, no talking, no loud whispering, no looking like you want to say something, eyes closed and head bowed during prayer, no bellowing during the song service, no turning to see who&aposs behind you, no kicking the pew in front of you, no fidgeting, no taking off your Sunday shoes, no pointing, no rummaging in Mama&aposs purse, and no pushing at the fellowship table. That&aposs not everything but it&aposs enough for Junior and Sissy to qualify as raised right.

Surely that stack of paper plates you just plopped down on the serving table aren&apost for takeout supper, prepared free of charge by your host. Surely, surely not.


WATCH: 20 Unspoken Rules of Etiquette That Every Southerner Follows

There&aposs social etiquette and then there&aposs Mama&aposn&aposem&aposs etiquette. None of these rules are written down. Southerners just absorb them through cornbread and the liquid sugarcane we call sweet tea.

We took a quick poll of our Facebook Brain Trust and found some common threads. It should come as no surprise that many Southern rules for proper etiquette revolve around food.

First of all, we&aposre happy to report that the more draconian dining/entertaining rules for children have loosened considerably over the years. Back in the day, children were to be "seen and not heard" when company came over. Or at the very least "speak only when spoken to." When Mama entertained the preacher, the young&aposuns didn&apost eat till the good reverend had finished, and he always got the "pulley-bone." Nowadays, there&aposs plenty of Publix fried chicken for everybody. Still, some dining restrictions apply . . . and Mama has other rules, as well.

  1. Never chew with your mouth open or talk with your mouth full. Hacer. No. Smack.
  2. Take off your hat or cap in the house, especially when eating or when a lady is present. Don&apost even think about coming near Mama in her house with that thing on your head. Not if you want to keep it. And we&aposll leave it to you to decide whether "it" refers to your hat or your head.
  3. Elbows off the table.
  4. No young people (family members under 40) at the "big table" unless there&aposs room to spare after all the elders are seated and even then, only if invited to join.
  5. Don&apost sing or whistle at the table.
  6. Don&apost talk about unpleasantries at the table.
  7. When friends come over, children should let their guests choose the games and the snacks. That one&aposs actually not a bad idea. It teaches consideration and courtesy. Agree?
  8. Speaking of refreshments, we always offer some, even if they&aposre simple. And we always take some (or at least offer to) whenever we attend a gathering, be it a barbecue or a funeral.
  9. Conversely, it&aposs considered bad form to pedir for something to eat when you&aposre a guest. You must wait to be offered food or drink—sometimes hope to be.
  10. As a general rule of thumb, it&aposs always ladies first in the South. But there are annoying exceptions. "Men get to go first in the food line at Christmas," writes Beverly from Birmingham. "I do not agree with this rule, but I have to do what my mother said to do."
  11. Always see your guests to the door when they leave.
  12. Men and boys, open doors for women and girls. Everybody hold the door open for whomever is approaching from behind you. Writes Kelly, a Southerner transplanted to the Big Apple: "Southerners instinctively know if people are behind us when we&aposre walking into stores, restaurants, and offices, and we patiently hold the door. My son inherited this ability even though he was born in NYC and is growing up northern."
  13. Always say please and thank you.
  14. Always send a thank-you note (not a text) for a gift.
  15. Always say yes ma&aposam and no ma&aposam (unless you&aposre up north, where they seem to get offended by it, though we have no idea why).
  16. No cell phones at the table, in church, at the cemetery, or anywhere near Memaw. She hates those things.
  17. No running in the house unless it&aposs on fire𠅊nd it better be a hot one.
  18. Men and boys should stand when a lady comes into the room or when she&aposs being seated. Everybody (regardless of gender) should stand when an elder (regardless of gender) enters the room or is being seated.
  19. Never let on that you&aposve heard PawPaw tell that story before. Says Gae in Alabama: "We are very good at listening to a friend or relative&aposs retelling of a story for the umpteenth time as if it&aposs the first time we&aposre hearing it. It&aposs respectful and just part of the fun of spending time together."
  20. Parents should teach their children how to handle themselves in "big church." Fortunately, there aren&apost that many rules to remember: eyes forward, no running, no talking, no loud whispering, no looking like you want to say something, eyes closed and head bowed during prayer, no bellowing during the song service, no turning to see who&aposs behind you, no kicking the pew in front of you, no fidgeting, no taking off your Sunday shoes, no pointing, no rummaging in Mama&aposs purse, and no pushing at the fellowship table. That&aposs not everything but it&aposs enough for Junior and Sissy to qualify as raised right.

Surely that stack of paper plates you just plopped down on the serving table aren&apost for takeout supper, prepared free of charge by your host. Surely, surely not.


WATCH: 20 Unspoken Rules of Etiquette That Every Southerner Follows

There&aposs social etiquette and then there&aposs Mama&aposn&aposem&aposs etiquette. None of these rules are written down. Southerners just absorb them through cornbread and the liquid sugarcane we call sweet tea.

We took a quick poll of our Facebook Brain Trust and found some common threads. It should come as no surprise that many Southern rules for proper etiquette revolve around food.

First of all, we&aposre happy to report that the more draconian dining/entertaining rules for children have loosened considerably over the years. Back in the day, children were to be "seen and not heard" when company came over. Or at the very least "speak only when spoken to." When Mama entertained the preacher, the young&aposuns didn&apost eat till the good reverend had finished, and he always got the "pulley-bone." Nowadays, there&aposs plenty of Publix fried chicken for everybody. Still, some dining restrictions apply . . . and Mama has other rules, as well.

  1. Never chew with your mouth open or talk with your mouth full. Hacer. No. Smack.
  2. Take off your hat or cap in the house, especially when eating or when a lady is present. Don&apost even think about coming near Mama in her house with that thing on your head. Not if you want to keep it. And we&aposll leave it to you to decide whether "it" refers to your hat or your head.
  3. Elbows off the table.
  4. No young people (family members under 40) at the "big table" unless there&aposs room to spare after all the elders are seated and even then, only if invited to join.
  5. Don&apost sing or whistle at the table.
  6. Don&apost talk about unpleasantries at the table.
  7. When friends come over, children should let their guests choose the games and the snacks. That one&aposs actually not a bad idea. It teaches consideration and courtesy. Agree?
  8. Speaking of refreshments, we always offer some, even if they&aposre simple. And we always take some (or at least offer to) whenever we attend a gathering, be it a barbecue or a funeral.
  9. Conversely, it&aposs considered bad form to pedir for something to eat when you&aposre a guest. You must wait to be offered food or drink—sometimes hope to be.
  10. As a general rule of thumb, it&aposs always ladies first in the South. But there are annoying exceptions. "Men get to go first in the food line at Christmas," writes Beverly from Birmingham. "I do not agree with this rule, but I have to do what my mother said to do."
  11. Always see your guests to the door when they leave.
  12. Men and boys, open doors for women and girls. Everybody hold the door open for whomever is approaching from behind you. Writes Kelly, a Southerner transplanted to the Big Apple: "Southerners instinctively know if people are behind us when we&aposre walking into stores, restaurants, and offices, and we patiently hold the door. My son inherited this ability even though he was born in NYC and is growing up northern."
  13. Always say please and thank you.
  14. Always send a thank-you note (not a text) for a gift.
  15. Always say yes ma&aposam and no ma&aposam (unless you&aposre up north, where they seem to get offended by it, though we have no idea why).
  16. No cell phones at the table, in church, at the cemetery, or anywhere near Memaw. She hates those things.
  17. No running in the house unless it&aposs on fire𠅊nd it better be a hot one.
  18. Men and boys should stand when a lady comes into the room or when she&aposs being seated. Everybody (regardless of gender) should stand when an elder (regardless of gender) enters the room or is being seated.
  19. Never let on that you&aposve heard PawPaw tell that story before. Says Gae in Alabama: "We are very good at listening to a friend or relative&aposs retelling of a story for the umpteenth time as if it&aposs the first time we&aposre hearing it. It&aposs respectful and just part of the fun of spending time together."
  20. Parents should teach their children how to handle themselves in "big church." Fortunately, there aren&apost that many rules to remember: eyes forward, no running, no talking, no loud whispering, no looking like you want to say something, eyes closed and head bowed during prayer, no bellowing during the song service, no turning to see who&aposs behind you, no kicking the pew in front of you, no fidgeting, no taking off your Sunday shoes, no pointing, no rummaging in Mama&aposs purse, and no pushing at the fellowship table. That&aposs not everything but it&aposs enough for Junior and Sissy to qualify as raised right.

Surely that stack of paper plates you just plopped down on the serving table aren&apost for takeout supper, prepared free of charge by your host. Surely, surely not.


Ver el vídeo: Un dispensador de comida para la nueva mascota de Sam (Octubre 2021).