Nuevas recetas

Así es como ponen la sopa dentro de las albóndigas de sopa

Así es como ponen la sopa dentro de las albóndigas de sopa

¿Cómo se convierte la sopa caliente en una bola de masa fina?

Una bola de masa bien hecha es una obra de arte.

Si nunca antes ha comido una bola de masa de sopa, debería considerar seriamente buscarla. Un alimento básico de dim sum, albóndigas de sopa (xiao long bao) se parecen a cualquier otra bola de masa redonda al vapor desde el exterior, excepto por el hecho de que están llenas de sopa caliente, sabrosa y rica en umami. Las albóndigas de sopa no solo son deliciosas, son una gran cantidad de divertido para comer (siempre que no te quemes la boca). También son uno de los alimentos más misteriosos que existen: ¿cómo introducen exactamente la sopa en la bola de masa?

Resulta que todo se reduce a la gelatina. ¿Alguna vez almacenó caldo casero en el refrigerador solo para descubrir que se había solidificado en gelatina? Es un proceso similar para hacer albóndigas de sopa, excepto por el hecho de que el factor de gelatina se ha acelerado para obtener la textura correcta, tanto antes como después de la cocción al vapor. El caldo de bola de masa para sopa generalmente contiene las partes del cerdo que contienen más gelatina y colágeno que se pega los labios, incluidas las patas y la piel. Una vez que el caldo ha hervido hasta el punto en que se ha extraído toda su bondad, se vierte en un plato y se deja enfriar.

Una vez que la gelatina se ha enfriado, se corta en cubos pequeños y se combina con una mezcla de carne de cerdo molida que generalmente también contiene ajo, jengibre y otras especias. Esto luego se coloca con una cuchara sobre la piel de la bola de masa, que luego se cuece al vapor y, por lo general, se sirve dentro de la canasta de vapor.

La mejor manera de comer una bola de masa de sopa, por cierto, es transferirla a una cuchara, darle un pequeño bocado a un lado y chupar la mayor cantidad posible de sopa antes de tragarla entera de un bocado.


DIY Dim Sum: Cómo hacer auténticas albóndigas de sopa en casa

Las albóndigas para sopa pertenecen a la categoría de & quot; cosas deliciosas que nos encanta pedir cuando & # x27; estamos fuera, pero que ni siquiera soñamos con hacer en casa & quot; Hasta ahora, claro. Este alimento básico de dim sum puede parecer complicado, pero en realidad está hecho de tres componentes separados: la masa, el relleno y la sopa. Donde las cosas se complican es en el proceso de sellar la bola de masa con una serie de intrincados pliegues. No se preocupe: tenemos instrucciones en video paso a paso y un tutorial sobre cómo hacerlo. Obtenga la receta aquí, vea las fotos paso a paso aquí, luego vea el video a continuación y siga leyendo para obtener más consejos de bola de masa de bricolaje de Buen provecho editor asociado de alimentos Claire Saffitz.

A nivel de la superficie, el relleno puede parecer solo carne de cerdo molida, sal, azúcar y aromáticos (como jengibre, pimienta blanca y ajo), pero la técnica está en cómo lo mezclamos juntos. El uso de palillos le dará un mayor control sobre el proceso, asegurando que no lo mezcle demasiado. Otro truco para saber cuándo dejar de mezclar es vigilar de cerca el costado del tazón. Tan pronto como el relleno deja una película delgada en el costado, se mezcla lo suficiente. Ir demasiado lejos hará que el relleno sea difícil.

Es un misterio ancestral: ¿cómo entra esa sopa humeante en las albóndigas? En realidad, es un caldo súper gelatinoso que se ha enfriado y cortado en cubos. Los cubos encajan fácilmente en la masa, junto con la carne de cerdo molida, y se licúan en la sopa una vez que se cuecen al vapor. Entonces, ¿cómo se hace una sopa tan gelatinosa que se solidifica a temperatura ambiente? Haciendo un caldo con los ingredientes más gelatinosos. Somos partidarios de las patas de cerdo, los huesos y la piel de cerdo. No solo son tradicionales, sino que también contienen mucho colágeno que se derrite en el caldo, haciéndolo espeso y viscoso. Agregue algunos aromáticos, como jengibre y cebolleta, cocine a fuego lento durante una hora, luego vierta en una cacerola ancha y déjelo enfriar en el refrigerador hasta que cuaje.

Para dividir la sopa, córtela en cubos pequeños con un cuchillo (& quot; Básicamente es gelatina de carne en este punto & quot, explica Saffitz). Agréguelos directamente al relleno, luego mezcle hasta que estén distribuidos uniformemente. Reserve algunos cubos adicionales para que pueda agregar un suplemento a cada bola de masa si es necesario.

La masa se elabora con harina básica para todo uso y agua caliente. Usar agua caliente, pero no hirviendo, ayuda a desarrollar el gluten en la masa, lo que hace que las albóndigas sean elásticas y masticables. Mezcle hasta que esté combinado (se verá un poco escarpado y peludo), luego déjelo reposar durante diez minutos. Luego, agrega un poco de aceite vegetal para ayudar a lubricarlo y amasa hasta que quede muy elástico. Envuélvalo en plástico para que no se seque y déjelo reposar durante una hora. El período de reposo prolongado también ayuda a desarrollar el gluten.

Para extender los envoltorios, necesitará tres herramientas: una clavija de madera, una regla y un raspador de banco (también conocido como raspador de pastelería). Divida la masa en cuatro trozos de igual tamaño y trabaje de uno en uno, manteniendo los otros tres envueltos. Estire la masa en un tubo de 12 pulgadas, luego use su regla para dividirla en 12 piezas de 1 & quot. Presione con el pulgar el lado cortado de cada pieza para aplanarla y ayudar a que la masa se extienda más uniformemente. Aplánelo más con los dedos, luego use la clavija para extenderlo a 4 '' de diámetro. La clave aquí es mantener la superficie de trabajo ligeramente enharinada (demasiado secará la masa) y aplicar un poco más de presión en los bordes exteriores que en el centro del círculo. Mantenga el resto de las albóndigas en porciones cubiertas con más plástico para evitar que se sequen.

Agregue una cucharada del relleno mezclado al centro del envoltorio enrollado y use la parte posterior de la cuchara para aplanarlo hacia los bordes del envoltorio. Asegúrese de que el relleno contenga algunos de los cubos gelatinosos o, de lo contrario, a sus bolas de masa les faltará el componente de sopa. Para sellarlos, tire suavemente hacia arriba de un lado del envoltorio y dóblelo sobre sí mismo para crear un pliegue. Repita 18 veces (¡para suerte!) Mientras gira la masa completamente en su mano. (¿No hiciste 18? No te preocupes. Once o 12 pliegues estarán bien.) Antes de sellar la parte superior, asegúrate de dejar una pequeña bolsa de aire para que el relleno tenga espacio para vaporizar. Apriete con fuerza cuando cierre la masa, o se abrirá mientras se cocina.

El truco aquí está todo en la canasta de vapor. Prepáralo cubriendo el fondo con hojas de repollo tratadas con un ligero brillo de aceite en aerosol antiadherente. Agregue las albóndigas, cubra y coloque sobre una sartén con agua hirviendo durante 8 minutos. Para comer, use palillos para transferir su bola de masa a una cuchara sopera y sumérjala en una salsa simple hecha de vinagre negro, salsa de soja, jengibre y cebolletas. Muerda con cuidado un bocado del lado de la bola de masa para soltar la sopa (¡está caliente!) Y sorbela. ¿Cómo abordar la bola de masa en sí? No seas delicado, es mejor bajar a estos bebés de un gran bocado.


DIY Dim Sum: Cómo hacer auténticas albóndigas de sopa en casa

Las albóndigas para sopa pertenecen a la categoría de & quot; cosas deliciosas que nos encanta pedir cuando & # x27; estamos fuera, pero que ni siquiera soñamos con hacer en casa & quot; Hasta ahora, claro. Este alimento básico de dim sum puede parecer complicado, pero en realidad está hecho de tres componentes separados: la masa, el relleno y la sopa. Donde las cosas se complican es en el proceso de sellar la bola de masa con una serie de intrincados pliegues. No se preocupe: tenemos instrucciones en video paso a paso y un tutorial sobre cómo hacerlo. Obtenga la receta aquí, vea las fotos paso a paso aquí, luego vea el video a continuación y siga leyendo para obtener más consejos de bola de masa de bricolaje de Buen provecho editor asociado de alimentos Claire Saffitz.

A nivel de la superficie, el relleno puede parecer solo carne de cerdo molida, sal, azúcar y aromáticos (como jengibre, pimienta blanca y ajo), pero la técnica está en cómo lo mezclamos juntos. El uso de palillos le dará un mayor control sobre el proceso, asegurando que no lo mezcle demasiado. Otro truco para saber cuándo dejar de mezclar es vigilar de cerca el costado del tazón. Tan pronto como el relleno deja una película delgada en el costado, se mezcla lo suficiente. Ir demasiado lejos hará que el relleno sea difícil.

Es un misterio ancestral: ¿cómo entra esa sopa humeante en las albóndigas? En realidad, es un caldo súper gelatinoso que se ha enfriado y cortado en cubos. Los cubos encajan fácilmente en la masa, junto con la carne de cerdo molida, y se licúan en la sopa una vez que se cuecen al vapor. Entonces, ¿cómo se hace una sopa tan gelatinosa que se solidifica a temperatura ambiente? Haciendo un caldo con los ingredientes más gelatinosos. Somos partidarios de las patas de cerdo, los huesos y la piel de cerdo. No solo son tradicionales, sino que también contienen mucho colágeno que se derrite en el caldo, haciéndolo espeso y viscoso. Agregue algunos aromáticos, como jengibre y cebolleta, cocine a fuego lento durante una hora, luego vierta en una cacerola ancha y déjelo enfriar en el refrigerador hasta que cuaje.

Para dividir la sopa, córtela en cubos pequeños con un cuchillo (& quot; Básicamente es gelatina de carne en este punto & quot, explica Saffitz). Agréguelos directamente al relleno, luego mezcle hasta que estén distribuidos uniformemente. Reserve algunos cubos adicionales para que pueda agregar un suplemento a cada bola de masa si es necesario.

La masa se elabora con harina básica para todo uso y agua caliente. Usar agua caliente, pero no hirviendo, ayuda a desarrollar el gluten en la masa, lo que hace que las albóndigas sean elásticas y masticables. Mezcle hasta que esté combinado (se verá un poco escarpado y peludo), luego déjelo reposar durante diez minutos. Luego, agrega un poco de aceite vegetal para ayudar a lubricarlo y amasa hasta que quede muy elástico. Envuélvalo en plástico para que no se seque y déjelo reposar durante una hora. El período de reposo prolongado también ayuda a desarrollar el gluten.

Para extender los envoltorios, necesitará tres herramientas: una clavija de madera, una regla y un raspador de banco (también conocido como raspador de pastelería). Divida la masa en cuatro trozos de igual tamaño y trabaje de uno en uno, manteniendo los otros tres envueltos. Estire la masa en un tubo de 12 pulgadas, luego use su regla para dividirla en 12 piezas de 1 & quot. Presione con el pulgar el lado cortado de cada pieza para aplanarla y ayudar a que la masa se extienda más uniformemente. Aplánelo más con los dedos, luego use la clavija para extenderlo a 4 '' de diámetro. La clave aquí es mantener la superficie de trabajo ligeramente enharinada (demasiado secará la masa) y aplicar un poco más de presión en los bordes exteriores que en el centro del círculo. Mantenga el resto de las albóndigas en porciones cubiertas con más plástico para evitar que se sequen.

Agregue una cucharada del relleno mezclado al centro del envoltorio enrollado y use la parte posterior de la cuchara para aplanarlo hacia los bordes del envoltorio. Asegúrese de que el relleno contenga algunos de los cubos gelatinosos o, de lo contrario, a sus bolas de masa les faltará el componente de sopa. Para sellarlos, tire suavemente hacia arriba de un lado del envoltorio y dóblelo sobre sí mismo para crear un pliegue. Repita 18 veces (¡para suerte!) Mientras gira la masa completamente en su mano. (¿No hiciste 18? No te preocupes. Once o 12 pliegues estarán bien.) Antes de sellar la parte superior, asegúrate de dejar una pequeña bolsa de aire para que el relleno tenga espacio para vaporizar. Apriete con fuerza cuando cierre la masa, o se abrirá mientras se cocina.

El truco aquí está todo en la canasta de vapor. Prepáralo cubriendo el fondo con hojas de repollo tratadas con un ligero brillo de aceite en aerosol antiadherente. Agregue las albóndigas, cubra y coloque sobre una sartén con agua hirviendo durante 8 minutos. Para comer, use palillos para transferir su bola de masa a una cuchara sopera y sumérjala en una salsa simple hecha de vinagre negro, salsa de soja, jengibre y cebolletas. Muerda con cuidado un bocado del lado de la bola de masa para soltar la sopa (¡está caliente!) Y sorbela. ¿Cómo abordar la bola de masa en sí? No seas delicado, es mejor bajar a estos bebés de un gran bocado.


DIY Dim Sum: Cómo hacer auténticas albóndigas de sopa en casa

Las albóndigas para sopa pertenecen a la categoría de & quot; cosas deliciosas que nos encanta pedir cuando & # x27; estamos fuera, pero que ni siquiera soñamos con hacer en casa & quot; Hasta ahora, claro. Este alimento básico de dim sum puede parecer complicado, pero en realidad está hecho de tres componentes separados: la masa, el relleno y la sopa. Donde las cosas se complican es en el proceso de sellar la bola de masa con una serie de intrincados pliegues. No se preocupe: tenemos instrucciones en video paso a paso y un tutorial sobre cómo hacerlo. Obtenga la receta aquí, vea las fotos paso a paso aquí, luego vea el video a continuación y siga leyendo para obtener más consejos de bola de masa de bricolaje de Buen provecho editor asociado de alimentos Claire Saffitz.

A nivel de la superficie, el relleno puede parecer solo carne de cerdo molida, sal, azúcar y aromáticos (como jengibre, pimienta blanca y ajo), pero la técnica está en cómo lo mezclamos juntos. El uso de palillos le dará un mayor control sobre el proceso, asegurando que no lo mezcle demasiado. Otro truco para saber cuándo dejar de mezclar es vigilar de cerca el costado del tazón. Tan pronto como el relleno deja una película delgada en el costado, se mezcla lo suficiente. Ir demasiado lejos hará que el relleno sea difícil.

Es un misterio ancestral: ¿cómo entra esa sopa humeante en las albóndigas? En realidad, es un caldo súper gelatinoso que se ha enfriado y cortado en cubos. Los cubos encajan fácilmente en la masa, junto con la carne de cerdo molida, y se licúan en la sopa una vez que se cuecen al vapor. Entonces, ¿cómo se hace una sopa tan gelatinosa que se solidifica a temperatura ambiente? Haciendo un caldo con los ingredientes más gelatinosos. Somos partidarios de las patas de cerdo, los huesos y la piel de cerdo. No solo son tradicionales, sino que también contienen mucho colágeno que se derrite en el caldo, haciéndolo espeso y viscoso. Agregue algunos aromáticos, como jengibre y cebolleta, cocine a fuego lento durante una hora, luego vierta en una cacerola ancha y déjelo enfriar en el refrigerador hasta que cuaje.

Para dividir la sopa, córtela en cubos pequeños con un cuchillo (& quot; Básicamente es gelatina de carne en este punto & quot, explica Saffitz). Agréguelos directamente al relleno, luego mezcle hasta que estén distribuidos uniformemente. Reserve algunos cubos adicionales para que pueda agregar un suplemento a cada bola de masa si es necesario.

La masa se elabora con harina básica para todo uso y agua caliente. Usar agua caliente, pero no hirviendo, ayuda a desarrollar el gluten en la masa, lo que hace que las albóndigas sean elásticas y masticables. Mezcle hasta que esté combinado (se verá un poco escarpado y peludo), luego déjelo reposar durante diez minutos. Luego, agrega un poco de aceite vegetal para ayudar a lubricarlo y amasa hasta que quede muy elástico. Envuélvalo en plástico para que no se seque y déjelo reposar durante una hora. El período de reposo prolongado también ayuda a desarrollar el gluten.

Para extender los envoltorios, necesitará tres herramientas: una clavija de madera, una regla y un raspador de banco (también conocido como raspador de pastelería). Divida la masa en cuatro trozos de igual tamaño y trabaje de uno en uno, manteniendo los otros tres envueltos. Estire la masa en un tubo de 12 pulgadas, luego use su regla para dividirla en 12 piezas de 1 & quot. Presione con el pulgar el lado cortado de cada pieza para aplanarla y ayudar a que la masa se extienda más uniformemente. Aplánelo más con los dedos, luego use la clavija para extenderlo a 4 '' de diámetro. La clave aquí es mantener la superficie de trabajo ligeramente enharinada (demasiado secará la masa) y aplicar un poco más de presión en los bordes exteriores que en el centro del círculo. Mantenga el resto de las albóndigas en porciones cubiertas con más plástico para evitar que se sequen.

Agregue una cucharada del relleno mezclado al centro del envoltorio enrollado y use la parte posterior de la cuchara para aplanarlo hacia los bordes del envoltorio. Asegúrese de que el relleno contenga algunos de los cubos gelatinosos o, de lo contrario, a sus bolas de masa les faltará el componente de sopa. Para sellarlos, tire suavemente hacia arriba de un lado del envoltorio y dóblelo sobre sí mismo para crear un pliegue. Repita 18 veces (¡para suerte!) Mientras gira la masa completamente en su mano. (¿No hiciste 18? No te preocupes. Once o 12 pliegues estarán bien.) Antes de sellar la parte superior, asegúrate de dejar una pequeña bolsa de aire para que el relleno tenga espacio para vaporizar. Apriete con fuerza cuando cierre la masa, o se abrirá mientras se cocina.

El truco aquí está todo en la canasta de vapor. Prepáralo cubriendo el fondo con hojas de repollo tratadas con un ligero brillo de aceite en aerosol antiadherente. Agregue las albóndigas, cubra y coloque sobre una sartén con agua hirviendo durante 8 minutos. Para comer, use palillos para transferir su bola de masa a una cuchara sopera y sumérjala en una salsa simple hecha de vinagre negro, salsa de soja, jengibre y cebolletas. Muerda con cuidado un bocado del lado de la bola de masa para soltar la sopa (¡está caliente!) Y sorbela. ¿Cómo abordar la bola de masa en sí? No seas delicado, es mejor bajar a estos bebés de un gran bocado.


DIY Dim Sum: Cómo hacer auténticas albóndigas de sopa en casa

Las albóndigas para sopa pertenecen a la categoría de & quot; cosas deliciosas que nos encanta pedir cuando & # x27; estamos fuera, pero que ni siquiera soñamos con hacer en casa & quot; Hasta ahora, claro. Este alimento básico de dim sum puede parecer complicado, pero en realidad está hecho de tres componentes separados: la masa, el relleno y la sopa. Donde las cosas se complican es en el proceso de sellar la bola de masa con una serie de intrincados pliegues. No se preocupe: tenemos instrucciones en video paso a paso y un tutorial sobre cómo hacerlo. Obtenga la receta aquí, vea las fotos paso a paso aquí, luego vea el video a continuación y siga leyendo para obtener más consejos de bola de masa de bricolaje de Buen provecho editor asociado de alimentos Claire Saffitz.

A nivel de la superficie, el relleno puede parecer solo carne de cerdo molida, sal, azúcar y aromáticos (como jengibre, pimienta blanca y ajo), pero la técnica está en cómo lo mezclamos juntos. El uso de palillos le dará un mayor control sobre el proceso, asegurando que no lo mezcle demasiado. Otro truco para saber cuándo dejar de mezclar es vigilar de cerca el costado del tazón. Tan pronto como el relleno deja una película delgada en el costado, se mezcla lo suficiente. Ir demasiado lejos hará que el relleno sea difícil.

Es un misterio ancestral: ¿cómo entra esa sopa humeante en las albóndigas? En realidad, es un caldo súper gelatinoso que se ha enfriado y cortado en cubos. Los cubos encajan fácilmente en la masa, junto con la carne de cerdo molida, y se licúan en la sopa una vez que se cuecen al vapor. Entonces, ¿cómo se hace una sopa tan gelatinosa que se solidifica a temperatura ambiente? Haciendo un caldo con los ingredientes más gelatinosos. Somos partidarios de las patas de cerdo, los huesos y la piel de cerdo. No solo son tradicionales, sino que también contienen mucho colágeno que se derrite en el caldo, haciéndolo espeso y viscoso. Agregue algunos aromáticos, como jengibre y cebolleta, cocine a fuego lento durante una hora, luego vierta en una cacerola ancha y déjelo enfriar en el refrigerador hasta que cuaje.

Para dividir la sopa, córtela en cubos pequeños con un cuchillo (& quot; Básicamente es gelatina de carne en este punto & quot, explica Saffitz). Agréguelos directamente al relleno, luego mezcle hasta que estén distribuidos uniformemente. Reserve algunos cubos adicionales para que pueda agregar un suplemento a cada bola de masa si es necesario.

La masa se elabora con harina básica para todo uso y agua caliente. Usar agua caliente, pero no hirviendo, ayuda a desarrollar el gluten en la masa, lo que hace que las albóndigas sean elásticas y masticables. Mezcle hasta que esté combinado (se verá un poco escarpado y peludo), luego déjelo reposar durante diez minutos. Luego, agrega un poco de aceite vegetal para ayudar a lubricarlo y amasa hasta que quede muy elástico. Envuélvalo en plástico para que no se seque y déjelo reposar durante una hora. El período de reposo prolongado también ayuda a desarrollar el gluten.

Para extender los envoltorios, necesitará tres herramientas: una clavija de madera, una regla y un raspador de banco (también conocido como raspador de pastelería). Divida la masa en cuatro trozos de igual tamaño y trabaje de uno en uno, manteniendo los otros tres envueltos. Estire la masa en un tubo de 12 pulgadas, luego use su regla para dividirla en 12 piezas de 1 & quot. Presione con el pulgar el lado cortado de cada pieza para aplanarla y ayudar a que la masa se extienda más uniformemente. Aplánelo más con los dedos, luego use la clavija para extenderlo a 4 '' de diámetro. La clave aquí es mantener la superficie de trabajo ligeramente enharinada (demasiado secará la masa) y aplicar un poco más de presión en los bordes exteriores que en el centro del círculo. Mantenga el resto de las albóndigas en porciones cubiertas con más plástico para evitar que se sequen.

Agregue una cucharada del relleno mezclado al centro del envoltorio enrollado y use la parte posterior de la cuchara para aplanarlo hacia los bordes del envoltorio. Asegúrese de que el relleno contenga algunos de los cubos gelatinosos o, de lo contrario, a sus bolas de masa les faltará el componente de sopa. Para sellarlos, tire suavemente hacia arriba de un lado del envoltorio y dóblelo sobre sí mismo para crear un pliegue. Repita 18 veces (¡para suerte!) Mientras gira la masa completamente en su mano. (¿No hiciste 18? No te preocupes. Once o 12 pliegues estarán bien.) Antes de sellar la parte superior, asegúrate de dejar una pequeña bolsa de aire para que el relleno tenga espacio para vaporizar. Apriete con fuerza cuando cierre la masa, o se abrirá mientras se cocina.

El truco aquí está todo en la canasta de vapor. Prepáralo cubriendo el fondo con hojas de repollo tratadas con un ligero brillo de aceite en aerosol antiadherente. Agregue las albóndigas, cubra y coloque sobre una sartén con agua hirviendo durante 8 minutos. Para comer, use palillos para transferir su bola de masa a una cuchara sopera y sumérjala en una salsa simple hecha de vinagre negro, salsa de soja, jengibre y cebolletas. Muerda con cuidado un bocado del lado de la bola de masa para soltar la sopa (¡está caliente!) Y sorbela. ¿Cómo abordar la bola de masa en sí? No seas delicado, es mejor bajar a estos bebés de un gran bocado.


DIY Dim Sum: Cómo hacer auténticas albóndigas de sopa en casa

Las albóndigas para sopa pertenecen a la categoría de & quot; cosas deliciosas que nos encanta pedir cuando & # x27; estamos fuera, pero que ni siquiera soñamos con hacer en casa & quot; Hasta ahora, claro. Este alimento básico de dim sum puede parecer complicado, pero en realidad está hecho de tres componentes separados: la masa, el relleno y la sopa. Donde las cosas se complican es en el proceso de sellar la bola de masa con una serie de intrincados pliegues. No se preocupe: tenemos instrucciones en video paso a paso y un tutorial sobre cómo hacerlo. Obtenga la receta aquí, vea las fotos paso a paso aquí, luego vea el video a continuación y siga leyendo para obtener más consejos de bola de masa de bricolaje de Buen provecho editor asociado de alimentos Claire Saffitz.

A nivel de la superficie, el relleno puede parecer solo carne de cerdo molida, sal, azúcar y aromáticos (como jengibre, pimienta blanca y ajo), pero la técnica está en cómo lo mezclamos juntos. El uso de palillos le dará un mayor control sobre el proceso, asegurando que no lo mezcle demasiado. Otro truco para saber cuándo dejar de mezclar es vigilar de cerca el costado del tazón. Tan pronto como el relleno deja una película delgada en el costado, se mezcla lo suficiente. Ir demasiado lejos hará que el relleno sea difícil.

Es un misterio ancestral: ¿cómo entra esa sopa humeante en las albóndigas? En realidad, es un caldo súper gelatinoso que se ha enfriado y cortado en cubos. Los cubos encajan fácilmente en la masa, junto con la carne de cerdo molida, y se licúan en la sopa una vez que se cuecen al vapor. Entonces, ¿cómo se hace una sopa tan gelatinosa que se solidifica a temperatura ambiente? Haciendo un caldo con los ingredientes más gelatinosos. Somos partidarios de las patas de cerdo, los huesos y la piel de cerdo. No solo son tradicionales, sino que también contienen mucho colágeno que se derrite en el caldo, haciéndolo espeso y viscoso. Agregue algunos aromáticos, como jengibre y cebolleta, cocine a fuego lento durante una hora, luego vierta en una cacerola ancha y déjelo enfriar en el refrigerador hasta que cuaje.

Para dividir la sopa, córtela en cubos pequeños con un cuchillo (& quot; Básicamente es gelatina de carne en este punto & quot, explica Saffitz). Agréguelos directamente al relleno, luego mezcle hasta que estén distribuidos uniformemente. Reserve algunos cubos adicionales para que pueda agregar un suplemento a cada bola de masa si es necesario.

La masa se elabora con harina básica para todo uso y agua caliente. Usar agua caliente, pero no hirviendo, ayuda a desarrollar el gluten en la masa, lo que hace que las albóndigas sean elásticas y masticables. Mezcle hasta que esté combinado (se verá un poco escarpado y peludo), luego déjelo reposar durante diez minutos. Luego, agrega un poco de aceite vegetal para ayudar a lubricarlo y amasa hasta que quede muy elástico. Envuélvalo en plástico para que no se seque y déjelo reposar durante una hora. El período de reposo prolongado también ayuda a desarrollar el gluten.

Para extender los envoltorios, necesitará tres herramientas: una clavija de madera, una regla y un raspador de banco (también conocido como raspador de pastelería). Divida la masa en cuatro trozos de igual tamaño y trabaje de uno en uno, manteniendo los otros tres envueltos. Estire la masa en un tubo de 12 pulgadas, luego use su regla para dividirla en 12 piezas de 1 & quot. Presione con el pulgar el lado cortado de cada pieza para aplanarla y ayudar a que la masa se extienda más uniformemente. Aplánelo más con los dedos, luego use la clavija para extenderlo a 4 '' de diámetro. La clave aquí es mantener la superficie de trabajo ligeramente enharinada (demasiado secará la masa) y aplicar un poco más de presión en los bordes exteriores que en el centro del círculo. Mantenga el resto de las albóndigas en porciones cubiertas con más plástico para evitar que se sequen.

Agregue una cucharada del relleno mezclado al centro del envoltorio enrollado y use la parte posterior de la cuchara para aplanarlo hacia los bordes del envoltorio. Asegúrese de que el relleno contenga algunos de los cubos gelatinosos o, de lo contrario, a sus bolas de masa les faltará el componente de sopa. Para sellarlos, tire suavemente hacia arriba de un lado del envoltorio y dóblelo sobre sí mismo para crear un pliegue. Repita 18 veces (¡para suerte!) Mientras gira la masa completamente en su mano. (¿No hiciste 18? No te preocupes. Once o 12 pliegues estarán bien.) Antes de sellar la parte superior, asegúrate de dejar una pequeña bolsa de aire para que el relleno tenga espacio para vaporizar. Apriete con fuerza cuando cierre la masa, o se abrirá mientras se cocina.

El truco aquí está todo en la canasta de vapor. Prepáralo cubriendo el fondo con hojas de repollo tratadas con un ligero brillo de aceite en aerosol antiadherente. Agregue las albóndigas, cubra y coloque sobre una sartén con agua hirviendo durante 8 minutos. Para comer, use palillos para transferir su bola de masa a una cuchara sopera y sumérjala en una salsa simple hecha de vinagre negro, salsa de soja, jengibre y cebolletas. Muerda con cuidado un bocado del lado de la bola de masa para soltar la sopa (¡está caliente!) Y sorbela. ¿Cómo abordar la bola de masa en sí? No seas delicado, es mejor bajar a estos bebés de un gran bocado.


DIY Dim Sum: Cómo hacer auténticas albóndigas de sopa en casa

Las albóndigas para sopa pertenecen a la categoría de & quot; cosas deliciosas que nos encanta pedir cuando & # x27; estamos fuera, pero que ni siquiera soñamos con hacer en casa & quot; Hasta ahora, claro. Este alimento básico de dim sum puede parecer complicado, pero en realidad está hecho de tres componentes separados: la masa, el relleno y la sopa. Donde las cosas se complican es en el proceso de sellar la bola de masa con una serie de intrincados pliegues. No se preocupe: tenemos instrucciones en video paso a paso y un tutorial sobre cómo hacerlo. Obtenga la receta aquí, vea las fotos paso a paso aquí, luego vea el video a continuación y siga leyendo para obtener más consejos de bola de masa de bricolaje de Buen provecho editor asociado de alimentos Claire Saffitz.

A nivel de la superficie, el relleno puede parecer solo carne de cerdo molida, sal, azúcar y aromáticos (como jengibre, pimienta blanca y ajo), pero la técnica está en cómo lo mezclamos juntos. El uso de palillos le dará un mayor control sobre el proceso, asegurando que no lo mezcle demasiado. Otro truco para saber cuándo dejar de mezclar es vigilar de cerca el costado del tazón. Tan pronto como el relleno deja una película delgada en el costado, se mezcla lo suficiente. Ir demasiado lejos hará que el relleno sea difícil.

Es un misterio ancestral: ¿cómo entra esa sopa humeante en las albóndigas? En realidad, es un caldo súper gelatinoso que se ha enfriado y cortado en cubos. Los cubos encajan fácilmente en la masa, junto con la carne de cerdo molida, y se licúan en la sopa una vez que se cuecen al vapor. Entonces, ¿cómo se hace una sopa tan gelatinosa que se solidifica a temperatura ambiente? Haciendo un caldo con los ingredientes más gelatinosos. Somos partidarios de las patas de cerdo, los huesos y la piel de cerdo. No solo son tradicionales, sino que también contienen mucho colágeno que se derrite en el caldo, haciéndolo espeso y viscoso. Agregue algunos aromáticos, como jengibre y cebolleta, cocine a fuego lento durante una hora, luego vierta en una cacerola ancha y déjelo enfriar en el refrigerador hasta que cuaje.

Para dividir la sopa, córtela en cubos pequeños con un cuchillo (& quot; Básicamente es gelatina de carne en este punto & quot, explica Saffitz). Agréguelos directamente al relleno, luego mezcle hasta que estén distribuidos uniformemente. Reserve algunos cubos adicionales para que pueda agregar un suplemento a cada bola de masa si es necesario.

La masa se elabora con harina básica para todo uso y agua caliente. Usar agua caliente, pero no hirviendo, ayuda a desarrollar el gluten en la masa, lo que hace que las albóndigas sean elásticas y masticables. Mezcle hasta que esté combinado (se verá un poco escarpado y peludo), luego déjelo reposar durante diez minutos. Luego, agrega un poco de aceite vegetal para ayudar a lubricarlo y amasa hasta que quede muy elástico. Envuélvalo en plástico para que no se seque y déjelo reposar durante una hora. El período de reposo prolongado también ayuda a desarrollar el gluten.

Para extender los envoltorios, necesitará tres herramientas: una clavija de madera, una regla y un raspador de banco (también conocido como raspador de pastelería). Divida la masa en cuatro trozos de igual tamaño y trabaje de uno en uno, manteniendo los otros tres envueltos. Estire la masa en un tubo de 12 pulgadas, luego use su regla para dividirla en 12 piezas de 1 & quot. Presione con el pulgar el lado cortado de cada pieza para aplanarla y ayudar a que la masa se extienda más uniformemente. Aplánelo más con los dedos, luego use la clavija para extenderlo a 4 '' de diámetro. La clave aquí es mantener la superficie de trabajo ligeramente enharinada (demasiado secará la masa) y aplicar un poco más de presión en los bordes exteriores que en el centro del círculo. Mantenga el resto de las albóndigas en porciones cubiertas con más plástico para evitar que se sequen.

Agregue una cucharada del relleno mezclado al centro del envoltorio enrollado y use la parte posterior de la cuchara para aplanarlo hacia los bordes del envoltorio. Asegúrese de que el relleno contenga algunos de los cubos gelatinosos o, de lo contrario, a sus bolas de masa les faltará el componente de sopa. Para sellarlos, tire suavemente hacia arriba de un lado del envoltorio y dóblelo sobre sí mismo para crear un pliegue. Repita 18 veces (¡para suerte!) Mientras gira la masa completamente en su mano. (Didn't quite make 18? No sweat. Eleven or 12 folds will do just fine.) Before you seal the top, be sure to leave a little air pocket so the filling has room to steam. Pinch tightly when you close the dough together, or it will open as it cooks.

The trick here is all in the steamer basket. Prepare it by layering the bottom with cabbage leaves treated with a light sheen of nonstick cooking spray. Add the dumplings, cover, and set over a skillet of boiling water for 8 minutes. To eat, use chopsticks to transfer your dumpling to a soup spoon and dip it in a simple sauce made from black vinegar, soy sauce, ginger, and scallions. Carefully nibble a bite out of the side of the dumpling to release the soup—it's hot!—and slurp it up. How to tackle the dumpling itself? Don't be dainty these babies are best taken down in one big bite.


DIY Dim Sum: How to Make Authentic Soup Dumplings at Home

Soup dumplings fall in the category of "delicious things we love to order when we're out, but would never even dream of making at home." Until now, that is. This dim sum staple may seem complicated, but it's really just made from three separate components: the dough, the filling, and the soup. Where things get tricky is in the process of sealing the dumpling with a series of intricate folds. Don't worry: We've got step-by-step video instructions and a tutorial on how to do it. Get the recipe here, see step-by-step photos here, then check out the video below and read on for more DIY dumpling tips from Buen provecho associate food editor Claire Saffitz.

On the surface level, the filling may look like just ground pork, salt, sugar, and aromatics (like ginger, white pepper, and garlic), but the technique is all in cómo you mix it together. Using chopsticks will give you greater control over the process, ensuring that you don't overmix it. Another trick for knowing when to stop mixing is to keep a close eye on the side of the bowl. As soon as the filling leaves behind a thin film on the side, it's mixed enough. Going too far will cause the filling to be tough.

It's an age-old mystery: How does that steaming-hot soup get into the dumplings? It's actually a super gelatinous stock that's been cooled and cut into cubes. The cubes fit easily into the dough, along with the ground pork, and liquify into soup once they're steamed. So how do you get soup so gelatinous that it's solid at room temperature? By making a stock with the most gelatinous ingredients. We're partial to pigs' feet, pork bones, and pork skin. Not only are they traditional, but also they contain lots of collagen that melts into the stock, making it thick and viscous. Add in some aromatics, like ginger and scallion, simmer for an hour, then pour into a wide casserole dish and let it cool in the fridge until set.

To portion the soup, slice it into tiny cubes with a knife ("It's basically meat Jell-O at this point," explains Saffitz). Add them right into the filling, then mix until they're evenly distributed. Set aside some extra cubes so you can add supplement each dumpling if need be.

The dough is made with basic all-purpose flour and hot water. Using hot, but not boiling, water helps to develop the gluten in the dough, which makes for stretchy, chewy dumplings. Mix until just combined (it will look a little craggy and shaggy), then let it rest for ten minutes. Afterwards, add a little vegetable oil to help lubricate it, and knead until very elastic. Wrap it in plastic so it doesn't dry out, and let it rest for an hour. The prolonged resting period also helps develop the gluten.

To roll out the wrappers, you'll need three tools: a wooden dowel, a ruler, and a bench scraper (also known as a pastry scraper). Divide the dough into four equal-sized pieces, and work with one at a time, keeping the other three wrapped. Roll out dough into a 12-inch tube, then use your ruler to divide it into 12 1" pieces. Press your thumb into the cut-side of each piece to flatten it and help the dough roll out more evenly. Flatten it further with your fingers, then use the dowel to roll it out to 4" in diameter. The key here is to keep your work surface lightly floured (too much will dry out the dough), and apply slightly more pressure on the outer edges than the center of the circle. Keep the rest of the portioned dumplings covered in more plastic to avoid drying them out.

Add a tablespoon of the mixed filling to the center of the rolled wrapper, and use the back of the spoon to flatten it toward the edges of the wrapper. Make sure that the filling contains a few of the gelatinous cubes or else your dumplings will be missing the soup component. To seal them, tug up gently on one side of the wrapper and fold it over itself to create a pleat. Repeat 18 times (for luck!) as you rotate the dough around completely in your hand. (Didn't quite make 18? No sweat. Eleven or 12 folds will do just fine.) Before you seal the top, be sure to leave a little air pocket so the filling has room to steam. Pinch tightly when you close the dough together, or it will open as it cooks.

The trick here is all in the steamer basket. Prepare it by layering the bottom with cabbage leaves treated with a light sheen of nonstick cooking spray. Add the dumplings, cover, and set over a skillet of boiling water for 8 minutes. To eat, use chopsticks to transfer your dumpling to a soup spoon and dip it in a simple sauce made from black vinegar, soy sauce, ginger, and scallions. Carefully nibble a bite out of the side of the dumpling to release the soup—it's hot!—and slurp it up. How to tackle the dumpling itself? Don't be dainty these babies are best taken down in one big bite.


DIY Dim Sum: How to Make Authentic Soup Dumplings at Home

Soup dumplings fall in the category of "delicious things we love to order when we're out, but would never even dream of making at home." Until now, that is. This dim sum staple may seem complicated, but it's really just made from three separate components: the dough, the filling, and the soup. Where things get tricky is in the process of sealing the dumpling with a series of intricate folds. Don't worry: We've got step-by-step video instructions and a tutorial on how to do it. Get the recipe here, see step-by-step photos here, then check out the video below and read on for more DIY dumpling tips from Buen provecho associate food editor Claire Saffitz.

On the surface level, the filling may look like just ground pork, salt, sugar, and aromatics (like ginger, white pepper, and garlic), but the technique is all in cómo you mix it together. Using chopsticks will give you greater control over the process, ensuring that you don't overmix it. Another trick for knowing when to stop mixing is to keep a close eye on the side of the bowl. As soon as the filling leaves behind a thin film on the side, it's mixed enough. Going too far will cause the filling to be tough.

It's an age-old mystery: How does that steaming-hot soup get into the dumplings? It's actually a super gelatinous stock that's been cooled and cut into cubes. The cubes fit easily into the dough, along with the ground pork, and liquify into soup once they're steamed. So how do you get soup so gelatinous that it's solid at room temperature? By making a stock with the most gelatinous ingredients. We're partial to pigs' feet, pork bones, and pork skin. Not only are they traditional, but also they contain lots of collagen that melts into the stock, making it thick and viscous. Add in some aromatics, like ginger and scallion, simmer for an hour, then pour into a wide casserole dish and let it cool in the fridge until set.

To portion the soup, slice it into tiny cubes with a knife ("It's basically meat Jell-O at this point," explains Saffitz). Add them right into the filling, then mix until they're evenly distributed. Set aside some extra cubes so you can add supplement each dumpling if need be.

The dough is made with basic all-purpose flour and hot water. Using hot, but not boiling, water helps to develop the gluten in the dough, which makes for stretchy, chewy dumplings. Mix until just combined (it will look a little craggy and shaggy), then let it rest for ten minutes. Afterwards, add a little vegetable oil to help lubricate it, and knead until very elastic. Wrap it in plastic so it doesn't dry out, and let it rest for an hour. The prolonged resting period also helps develop the gluten.

To roll out the wrappers, you'll need three tools: a wooden dowel, a ruler, and a bench scraper (also known as a pastry scraper). Divide the dough into four equal-sized pieces, and work with one at a time, keeping the other three wrapped. Roll out dough into a 12-inch tube, then use your ruler to divide it into 12 1" pieces. Press your thumb into the cut-side of each piece to flatten it and help the dough roll out more evenly. Flatten it further with your fingers, then use the dowel to roll it out to 4" in diameter. The key here is to keep your work surface lightly floured (too much will dry out the dough), and apply slightly more pressure on the outer edges than the center of the circle. Keep the rest of the portioned dumplings covered in more plastic to avoid drying them out.

Add a tablespoon of the mixed filling to the center of the rolled wrapper, and use the back of the spoon to flatten it toward the edges of the wrapper. Make sure that the filling contains a few of the gelatinous cubes or else your dumplings will be missing the soup component. To seal them, tug up gently on one side of the wrapper and fold it over itself to create a pleat. Repeat 18 times (for luck!) as you rotate the dough around completely in your hand. (Didn't quite make 18? No sweat. Eleven or 12 folds will do just fine.) Before you seal the top, be sure to leave a little air pocket so the filling has room to steam. Pinch tightly when you close the dough together, or it will open as it cooks.

The trick here is all in the steamer basket. Prepare it by layering the bottom with cabbage leaves treated with a light sheen of nonstick cooking spray. Add the dumplings, cover, and set over a skillet of boiling water for 8 minutes. To eat, use chopsticks to transfer your dumpling to a soup spoon and dip it in a simple sauce made from black vinegar, soy sauce, ginger, and scallions. Carefully nibble a bite out of the side of the dumpling to release the soup—it's hot!—and slurp it up. How to tackle the dumpling itself? Don't be dainty these babies are best taken down in one big bite.


DIY Dim Sum: How to Make Authentic Soup Dumplings at Home

Soup dumplings fall in the category of "delicious things we love to order when we're out, but would never even dream of making at home." Until now, that is. This dim sum staple may seem complicated, but it's really just made from three separate components: the dough, the filling, and the soup. Where things get tricky is in the process of sealing the dumpling with a series of intricate folds. Don't worry: We've got step-by-step video instructions and a tutorial on how to do it. Get the recipe here, see step-by-step photos here, then check out the video below and read on for more DIY dumpling tips from Buen provecho associate food editor Claire Saffitz.

On the surface level, the filling may look like just ground pork, salt, sugar, and aromatics (like ginger, white pepper, and garlic), but the technique is all in cómo you mix it together. Using chopsticks will give you greater control over the process, ensuring that you don't overmix it. Another trick for knowing when to stop mixing is to keep a close eye on the side of the bowl. As soon as the filling leaves behind a thin film on the side, it's mixed enough. Going too far will cause the filling to be tough.

It's an age-old mystery: How does that steaming-hot soup get into the dumplings? It's actually a super gelatinous stock that's been cooled and cut into cubes. The cubes fit easily into the dough, along with the ground pork, and liquify into soup once they're steamed. So how do you get soup so gelatinous that it's solid at room temperature? By making a stock with the most gelatinous ingredients. We're partial to pigs' feet, pork bones, and pork skin. Not only are they traditional, but also they contain lots of collagen that melts into the stock, making it thick and viscous. Add in some aromatics, like ginger and scallion, simmer for an hour, then pour into a wide casserole dish and let it cool in the fridge until set.

To portion the soup, slice it into tiny cubes with a knife ("It's basically meat Jell-O at this point," explains Saffitz). Add them right into the filling, then mix until they're evenly distributed. Set aside some extra cubes so you can add supplement each dumpling if need be.

The dough is made with basic all-purpose flour and hot water. Using hot, but not boiling, water helps to develop the gluten in the dough, which makes for stretchy, chewy dumplings. Mix until just combined (it will look a little craggy and shaggy), then let it rest for ten minutes. Afterwards, add a little vegetable oil to help lubricate it, and knead until very elastic. Wrap it in plastic so it doesn't dry out, and let it rest for an hour. The prolonged resting period also helps develop the gluten.

To roll out the wrappers, you'll need three tools: a wooden dowel, a ruler, and a bench scraper (also known as a pastry scraper). Divide the dough into four equal-sized pieces, and work with one at a time, keeping the other three wrapped. Roll out dough into a 12-inch tube, then use your ruler to divide it into 12 1" pieces. Press your thumb into the cut-side of each piece to flatten it and help the dough roll out more evenly. Flatten it further with your fingers, then use the dowel to roll it out to 4" in diameter. The key here is to keep your work surface lightly floured (too much will dry out the dough), and apply slightly more pressure on the outer edges than the center of the circle. Keep the rest of the portioned dumplings covered in more plastic to avoid drying them out.

Add a tablespoon of the mixed filling to the center of the rolled wrapper, and use the back of the spoon to flatten it toward the edges of the wrapper. Make sure that the filling contains a few of the gelatinous cubes or else your dumplings will be missing the soup component. To seal them, tug up gently on one side of the wrapper and fold it over itself to create a pleat. Repeat 18 times (for luck!) as you rotate the dough around completely in your hand. (Didn't quite make 18? No sweat. Eleven or 12 folds will do just fine.) Before you seal the top, be sure to leave a little air pocket so the filling has room to steam. Pinch tightly when you close the dough together, or it will open as it cooks.

The trick here is all in the steamer basket. Prepare it by layering the bottom with cabbage leaves treated with a light sheen of nonstick cooking spray. Add the dumplings, cover, and set over a skillet of boiling water for 8 minutes. To eat, use chopsticks to transfer your dumpling to a soup spoon and dip it in a simple sauce made from black vinegar, soy sauce, ginger, and scallions. Carefully nibble a bite out of the side of the dumpling to release the soup—it's hot!—and slurp it up. How to tackle the dumpling itself? Don't be dainty these babies are best taken down in one big bite.


DIY Dim Sum: How to Make Authentic Soup Dumplings at Home

Soup dumplings fall in the category of "delicious things we love to order when we're out, but would never even dream of making at home." Until now, that is. This dim sum staple may seem complicated, but it's really just made from three separate components: the dough, the filling, and the soup. Where things get tricky is in the process of sealing the dumpling with a series of intricate folds. Don't worry: We've got step-by-step video instructions and a tutorial on how to do it. Get the recipe here, see step-by-step photos here, then check out the video below and read on for more DIY dumpling tips from Buen provecho associate food editor Claire Saffitz.

On the surface level, the filling may look like just ground pork, salt, sugar, and aromatics (like ginger, white pepper, and garlic), but the technique is all in cómo you mix it together. Using chopsticks will give you greater control over the process, ensuring that you don't overmix it. Another trick for knowing when to stop mixing is to keep a close eye on the side of the bowl. As soon as the filling leaves behind a thin film on the side, it's mixed enough. Going too far will cause the filling to be tough.

It's an age-old mystery: How does that steaming-hot soup get into the dumplings? It's actually a super gelatinous stock that's been cooled and cut into cubes. The cubes fit easily into the dough, along with the ground pork, and liquify into soup once they're steamed. So how do you get soup so gelatinous that it's solid at room temperature? By making a stock with the most gelatinous ingredients. We're partial to pigs' feet, pork bones, and pork skin. Not only are they traditional, but also they contain lots of collagen that melts into the stock, making it thick and viscous. Add in some aromatics, like ginger and scallion, simmer for an hour, then pour into a wide casserole dish and let it cool in the fridge until set.

To portion the soup, slice it into tiny cubes with a knife ("It's basically meat Jell-O at this point," explains Saffitz). Add them right into the filling, then mix until they're evenly distributed. Set aside some extra cubes so you can add supplement each dumpling if need be.

The dough is made with basic all-purpose flour and hot water. Using hot, but not boiling, water helps to develop the gluten in the dough, which makes for stretchy, chewy dumplings. Mix until just combined (it will look a little craggy and shaggy), then let it rest for ten minutes. Afterwards, add a little vegetable oil to help lubricate it, and knead until very elastic. Wrap it in plastic so it doesn't dry out, and let it rest for an hour. The prolonged resting period also helps develop the gluten.

To roll out the wrappers, you'll need three tools: a wooden dowel, a ruler, and a bench scraper (also known as a pastry scraper). Divide the dough into four equal-sized pieces, and work with one at a time, keeping the other three wrapped. Roll out dough into a 12-inch tube, then use your ruler to divide it into 12 1" pieces. Press your thumb into the cut-side of each piece to flatten it and help the dough roll out more evenly. Flatten it further with your fingers, then use the dowel to roll it out to 4" in diameter. The key here is to keep your work surface lightly floured (too much will dry out the dough), and apply slightly more pressure on the outer edges than the center of the circle. Keep the rest of the portioned dumplings covered in more plastic to avoid drying them out.

Add a tablespoon of the mixed filling to the center of the rolled wrapper, and use the back of the spoon to flatten it toward the edges of the wrapper. Make sure that the filling contains a few of the gelatinous cubes or else your dumplings will be missing the soup component. To seal them, tug up gently on one side of the wrapper and fold it over itself to create a pleat. Repeat 18 times (for luck!) as you rotate the dough around completely in your hand. (Didn't quite make 18? No sweat. Eleven or 12 folds will do just fine.) Before you seal the top, be sure to leave a little air pocket so the filling has room to steam. Pinch tightly when you close the dough together, or it will open as it cooks.

The trick here is all in the steamer basket. Prepare it by layering the bottom with cabbage leaves treated with a light sheen of nonstick cooking spray. Add the dumplings, cover, and set over a skillet of boiling water for 8 minutes. To eat, use chopsticks to transfer your dumpling to a soup spoon and dip it in a simple sauce made from black vinegar, soy sauce, ginger, and scallions. Carefully nibble a bite out of the side of the dumpling to release the soup—it's hot!—and slurp it up. How to tackle the dumpling itself? Don't be dainty these babies are best taken down in one big bite.


Ver el vídeo: Un tipo sin educación y con sombrero preside Perú (Noviembre 2021).